Los elevados precios de la vivienda en las grandes ciudades hacen que muchas personas opten por alquilar una habitación o, lo que es lo mismo, por el subarrendamiento de vivienda. Esta solución que, permite ahorrar costes, es además una buena alternativa para acceder a viviendas mejor situadas.

El subarrendamiento se regula en el artículo 8 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, en el que se dictan todos los requisitos y las normas que se deben cumplir para que se pueda celebrar un contrato de subarrendamiento de vivienda.

 

 

QUÉ TIENES QUE SABER SOBRE SUBARRENDAMIENTO EN VIVIENDA :

¿Está permitido el subarriendo de una vivienda?

Sí, siempre y cuando se trate de un alquiler parcial y no del subarriendo de la vivienda completa, ya que así lo establece el artículo 8.2 de la LAU.

Además, para que se pueda celebrar un contrato de subarrendamiento, esta opción debe estar recogida en el contrato de arrendamiento de la vivienda firmado por arrendador y arrendatario. Es decir, que el arrendador deberá haber dado su consentimiento por escrito en el contrato.

¿Y si en el contrato de alquiler no recoge la posibilidad de subarriendo?

Tal y como establece la LAU, es necesaria la autorización por escrito del dueño de la vivienda. Si el arrendador está de acuerdo con el subarriendo, dicha autorización se incluye como parte de las cláusulas del contrato.

Aun así, en el caso de que el contrato no incluyera clausulas o partes en las que se recoja de forma explícita la posibilidad de subarrendar partes de la vivienda, el inquilino puede solicitar un documento firmado en cualquier momento al propietario que, por su parte, podrá acceder al subarriendo, o denegarlo.

¿Qué ocurre si el arrendador del piso no quiere subarriendos?

Al no estar previsto en el contrato, el subarriendo perderá validez y, del mismo modo, el inquilino podría perder el uso y disfrute de la vivienda, ya que ha incumplido el contrato.

¿Cuál es el alquiler máximo que se puede cobrar en un contrato de subarriendo?

La ley establece que el precio máximo del total de subarriendos no puede ser superior a la renta pagada por el inquilino titular del contrato de arrendamiento.

Está permitido el subarriendo a varias personas, siempre y cuando la suma de todas las rentas de subarriendo no supere la renta fijada en el contrato de arrendamiento firmada entre el propietario y el arrendador principal.

 

 

QUÉ DEBE CONTENER UN CONTRATO DE SUBARRIENDO

 

Identificación de las partes

El contrato de subarriendo es, en realidad, un contrato de alquiler de un inmueble que ya tiene un contrato de alquiler; por lo tanto, el inquilino pasa a ser subarrendador y los nuevos inquilinos, subarrendatarios. Los datos de identificación de cada una de las partes aparecerán junto con las denominaciones de subarrendador y subarrendatarios.

Identificación del inmueble

A continuación, deberá aparecer la ubicación de la vivienda objeto del subarrendamiento.

Premisas

En las premisas deberán indicarse claramente que existe un contrato de arrendamiento válido, que en este contrato se incluye la posibilidad del subarriendo a terceros. De no ser así, se indicará la existencia otro documento en el que el propietario del inmueble accede a que su inquilino subarriende una o varias partes de la casa.

Documentación anexa

Una de las partes más importantes de los contratos de subarrendamiento de viviendas es la inclusión de una copia del contrato de arrendamiento. Por un lado, este documento prueba que el subarriendo es posible; por otro, en él se indica la renta de alquiler, lo que servirá para establecer la renta máxima por subarriendo.

seccion-anexo-contrato-subarrendamiento

Cláusulas

En las cláusulas se debe especificar el espacio o espacios que son objeto de subarriendo, así como la finalidad de uso de estos, incluyendo además la fecha de inicio y de finalización del acuerdo, la posibilidad de ampliación y los términos de esta.

Además de fijar la renta de subalquiler, se debe indicar que esta no supera la renta original de alquiler. Al indicar la renta de subarriendo se incluirán el modo de pago y el vencimiento de los plazos. En las cláusulas se incluye también la fianza pagada por el subarriendo.

El contrato de subarrendamiento de vivienda es un acuerdo entre subarrendador y subarrendatario, en el que el propietario del inmueble no interviene (siempre y cuando haya dado su consentimiento por escrito); así que, en caso de conflicto entre las partes, serán subarrendador y subarrendatario quienes tengan que resolverlo, dirigiéndose si es el caso, al tribunal competente. Aunque ello no exime al propietario de ejercer su derecho a disolver el contrato con su inquilino si considera que se han roto los términos del acuerdo.

El contrato de subarriendo de viviendo no es solo un documento legal obligatorio, sinos una garantía necesaria para compartir piso sin riesgo de que una mala elección de subarriendo haga que el inquilino principal también pierda el derecho de uso de la vivienda.

Descargar el modelo de contrato de subarrendamiento de vivienda en formato Word